viernes, 21 de febrero de 2014

¿Y si... Me decepcionas?




Abro la puerta entusiasmada y miro a mi alrededor. Esbozo una sonrisa más grande que mi cara a la vez que mis pies se ponen a andar y mis manos lo toquetean todo. Paso los dedos por los tomos de los libros que descansan en las estanterías, con ansias de leerlos todos. Aunque no me paro, porque ese no es mi destino. Camino entre las altas estanterías en busca de uno en particular. Ahí está. Velozmente, estiro el brazo y lo agarro y lo aprieto contra mi pecho, como si fuese un bote salvavidas. Suspiro, alegre de haberlo encontrado, y paso la mirada alrededor hasta ver un sitio donde sentarme. Cuando lo hago, examino con detenimiento mi tesoro al cual miro con ojos maravillados. Paso los dedos por su portada, hipnotizada por su belleza. Pero ¿Y si...? Y empiezo a pensar. Pienso en si al final me decepcionará, y pienso qué después de tanto tiempo buscándolo, no me hará nada de gracia que así fuese. Pienso en si no será como yo me imaginaba. Con unos personajes decepcionantes, que estropearán toda la historia. O con una historia demasiado perfecta y fácil, que me hará sentir una inmensa lejanía hacia el libro. ¿Y si al final toda la espera no servirá para nada? Me doy cuenta de que al pensar así lo estoy empeorando todo. Tal vez es un libro como el que yo me esperaba. Con una historia compleja y adictiva. Con unos personajes que ayudarán a florecer mi gusto por el libro. Con un final impactante, maravilloso. Pero ¿Y si...? Impaciente, me sumerjo en sus páginas, y dejo de estar en este mundo. Pero ¿Y si... me decepcionas?

Unas horas más tarde, a la hora del cierre, los ¿Y si...? Se han acabado en mi cabeza. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres comentar? Tris lo haría. Tal vez. Y Hazel. ¡Ah! y también Peeta. Sí, seguro que si. C: